¿Qué pasa con las remesas en México?
¿Qué pasa con las remesas en México?

Todos sabemos de las remesas internacionales: en México, sumaron más de 33 mil millones de dólares el año pasado, y -de acuerdo con el Banco de México- representan un recurso con el que cuentan casi 1.4 millones de familias; sin embargo, ¿qué pasa con el mercado nacional?

Nuevo León es uno de los estados desde donde más se originan remesas nacionales, junto con el Estado de México, Ciudad de México y Jalisco.

De acuerdo con el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), en México suman unos cuatro millones de migrantes nacionales, quienes dejan sus entidades natales con el objetivo de mejorar su economía y realizan al menos 17 transacciones en el año, con un monto promedio de mil 200 pesos, lo que representa un valor en el mercado de unos 90 mil millones de pesos.

También te interesaría leer: Fintech Startups vs Banca tradicional

Sin embargo, en México, la inclusión financiera todavía enfrenta desafíos. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solamente 54 millones de personas cuentan con al menos un producto financiero.

Las barreras para poder tener acceso a la banca tradicional son variadas: desde la falta de tiempo para ir a una sucursal bancaria, limitaciones de documentos para abrir una cuenta, hasta mantener un saldo mínimo.

De acuerdo con el CEMLA, los migrantes nacionales deben pagar comisiones superiores del 6% por el monto total que remiten en cada uno de los envíos que realizan al año, lo que equivale a aproximadamente a 70 pesos.

Ante este panorama, una opción para los usuarios de este servicio son las FinTech, empresas que ofrecen productos y servicios financieros, haciendo uso de tecnologías de la información y comunicación.

“Aunque en promedio hay un 60% de la población mexicana que no está bancarizada y esto se debe a diferentes razones: el lugar donde viven, el tiempo que les lleva tramitar un servicio financiero, cumplir con toda la documentación necesaria, o las comisiones que los bancos cobran por cada operación, las FinTech tienen un alcance de hasta 95% de la población mexicana”, detalló Matin Tamizi, CEO de la empresa FinTech Cuenca.

Tamizi explicó que una de las principales barreras que enfrenta la gente para tener acceso a servicios financieros tradicionales es que jamás tendrán el servicio de atención o el no cobro de comisiones que sí tiene el 5% del sector sobre bancarizado del país.

Es por eso que la gente prefiere optar por el envío tradicional de efectivo con una persona, para entregarlo a alguien más, quien lo guardará bajo el colchón. “Es muy racional:  al colchón no le pagas comisiones y accedes a él en tiempo real; sin embargo, no es seguro, no es eficiente. Aquí está la oportunidad de las FinTech”, agregó.

Actualmente, el mercado mexicano cuenta con varias opciones que ofrecen servicios financieros digitales con cero comisiones por envío y recepción de dinero, como es el caso de Cuenca, así como facilidad de obtener soporte vía Whatsapp y horarios extendidos.


México es uno de los países líderes en el desarrollo de este nuevo ecosistema digital, que sin duda, es uno de los elementos más estratégicos para el país, pero también en la búsqueda de mejores opciones para los usuarios que buscan poder cuidar su dinero de manera segura, ágil y confiable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo que necesitas saber en 5 min

Resumimos las noticias más relevantes de negocios y emprendimiento para que empieces bien la semana.

You May Also Like

Tolerancia ¿es el camino a una cultura de mediocridad?

¿Eres tolerante con las metas planteadas? ¡Aguas! Podrías estar condenando a tu empresa a una cultura de mediocridad.

Aprovecha el uso de plataformas digitales para obtener ganancias

Las plataformas digitales son un canal ideal para que los inversionistas obtengan ganancias.

Incertidumbre, enemiga de la decisión de inversión

Muchos inversionistas han aprovechado el abaratamiento de productos para invertir. Pero esto no necesariamente significa una oportunidad.