Diego Larraza y Karen Cantú de Mater
Diego Larraza y Karen Cantú de Mater

Dentro del Mater Institute Sacred Heart se crean historias y se generan relaciones que perduran toda la vida, ejemplo de ello son Karla Cantú Rodríguez y Diego Larraza Gómez, una pareja que vivió dentro del colegio experiencias inigualables que hoy los han llevado a tener una vida profesional exitosa.

Una mujer exitosa del Mater

Karla Cantú Rodríguez se dedica a la docencia desde hace 14 años, su vocación se basa en la alegría que le da el tener contacto con los niños.

Estudió la carrera de Educación en la UDEM, no obstante, en sus primeros años de escuela estuvo en el Mater, donde recuerda con agrado la increíble labor de los maestros que fomentan el trabajo en equipo, así como la inclusión que se respira en cada área del instituto.

“Los maestros para mí fueron clave, siempre apoyándonos, siempre con mucha paciencia y dispuestos a dar lo mejor de cada uno de ellos”, menciona.

Hombre profesionista

Por otro lado, su esposo, Diego Larraza Gómez, también estudió en el Mater hasta la secundaria, continuó sus estudios de preparatoria en la UDEM y posteriormente se graduó de la carrera de Arquitectura en el Tecnológico de Monterrey.

Diego ha buscado aprovechar sus habilidades de consultoría y construcción, por lo que trabajó al lado de Agustín Landa en diversos proyectos de dicha índole, hasta que fundó su propia empresa, Construcciones Larraza, donde laboró por alrededor de dos años.

Actualmente, ejerce como Business Development en Grupo DeAcero, donde genera oportunidades de alianza, y si no existen busca crearlas.

La familia de Diego ha sido fiel al Mater desde sus inicios, tanto él como sus hermanos asistieron a ella, algo que agradece profundamente, ya que, dentro de sus instalaciones creció personal y profesionalmente con valores de humildad, ética e igualdad.

“En este colegio me formé, no acabaría de decir un listado de todas las cosas que me dejó y cimientos que tiene esta institución”

explica Diego Larraza Gómez.

Actualmente ambos padres coinciden en que no se equivocaron al inscribir a sus hijos en el Mater, ya que, sigue preservando los valores que ellos recuerdan, a la vez que actualizan sus procesos educativos e instalaciones.

“Tomar la decisión de dónde meter a tus hijos no es nada fácil, pero no nos equivocamos, por la simple y sencilla razón de que en el Mater dejan a los niños ser, simplemente les dan las herramientas para que dejen volar su imaginación y exploten todas sus cualidades”, finaliza Diego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo que necesitas saber en 5 min

Resumimos las noticias más relevantes de negocios y emprendimiento para que empieces bien la semana.