Por: Hussam Elbahra Garza

¿Cómo saber si realmente estás o no estas?, si te dan un like, si estás contento o si estás enojado, si estás emocionado, o si estás triste, si te sientes solo, si te sientes pleno, en fin.

Hay miles de cosas que el mundo virtual puede intentar reflejar pero solo queda en eso, en meramente un intento, porque nada nunca podrá ser igual a la percepción de un sentimiento a través de nuestros sentidos y en 3D real, porque ahora el 3D hasta virtualmente se puede crear. 

No hay mejor forma de disfrutar un atardecer mas que viéndolo con nuestros ojos, no hay mejor forma de sentir el amor a traves de un beso o un abrazo con aquellas personas que queremos.

A lo que voy, es que hoy por hoy siento que no solamente yo, sino que muchas de las personas que estamos aquí, aunado a la necesidad que tenemos a nuestros Smartphones para estar informados, para estar conectados con el mundo,  sabemos que los mismos nos han poco a poco deshumanizado. 

Quizas el propio Steve Jobs se revuelque en su tumba por mis palabras, pero es una realidad, la tecnología ha rebasado niveles que socialmente no veo sean los mas aceptables.

La culpa obviamente no es de la tecnología como tal, ya que gracias a la misma ha habido grandes avances en muchos sectores como el médico, por solo menciona uno de ellos

En si la culpa es nuestra por permitir que la tecnología en lo que respecta al uso que le damos de forma personal sobrepase los limites al poco a poco quitarnos lo que nos hace humanos.

Lo que nos hace humanos es la convivencia, el face to face, el estar aquí, en tiempo real, en vernos de carne y hueso y no a través de una pantalla de LED.

Hemos dejado a un lado la oportunidad de inclusive en miles de casos hablarnos por teléfono para felicitar a nuestros amigos en su cumpleaños, preferimos mejor enviar un mensaje en Facebook, whatsapp, o un SMS, para darles la felicitación.

¿En qué momento sentimos que ese era el camino? Cómo podríamos suplir nuestra presencia o nuestro mensaje de viva voz con un voice note grabado, o con un mensaje de texto.

Claro, los teléfonos nos dan muchas ventajas en nuestros trabajos, podemos estar siempre conectados con nuestros clientes, proveedores, familias, etc.

Pero antes de que existieran como quiera el mundo funcionaba, y no veo que funcionara mal.

En el trabajo no sé si sea bueno o malo estar siempre conectado, ya que el tener tu teléfono o correo hasta para trabajar fuera de tu horario de oficina, hará que lo respondas.

Es tanta la ansiedad de anticiparse a las cosas que es difícil de contestar. En lo personal no tengo redes sociales, nunca abri un Facebook, Instagram, Snapchat, etc.

No sé ni cómo funcionan y realmente no siento que me hagan falta. Estoy en contacto con quien quiero estar cuando quiero estarlo y prefiero hacerlo de manera mas personal. Digamos, como dicen los gringos, soy Old School, chapado a la antigua pero aun asi, no me quito el smartphone de encima.

Sigo atado a el, como si fuera una identificación o un tatuaje con mucha mas información que cualquier identificación que tengas.

Si te das cuenta, en muchos de los telefonos de todos hay una buena parte de información relativa con tu vida, están tus gustos a través de tus fotos, tus familiares, tus amigos, sus teléfonos, sus correos, cosas del trabajo, la agenda, la alarma, la aplicación de esto, la del otro.

Tenemos literal un mundo en un aparato que nos esclaviza, que se adueña de nosotros poco a poco como una anestesia del mundo real.

Siempre sabemos que por más que el mundo real no este algo que nos agrade, podemos recurrir a nuestro mundo virtual, las redes sociales. 

Con el paso del tiempo deja de existir el factor sorpresa para tratar de establecer una relación de pareja, ya cuando quieres conocer a alguien basta ingresar a una de sus redes sociales y saber un tanto mas para poder fingir a la hora de conocerla o de salir con ella. 

Pretendes que no sabes nada pero realmente ya sabes bastante sobre la persona. A lo que voy, ya no nos queremos dejar sorprender, ya no queremos descubrir de manera natural, ya queremos saberlo todo antes de tiempo. La conquista se vuelve efímera, irreal y pasajera, no como era antes. 

No se que le depara a las siguientes generaciones viendo la virtualidad de las relaciones humanas y el impacto que tienen ya desde que eres un niño.

En mis tiempos cuando apenas había salido el Atari, y posteriormente el Nintendo, eran aparatos que aunque los tuvieras nunca suplían del todo el jugar con un sin fin de mundos, mundos que creabas en tu cuarto con tus juguetes.

Ahora, estos mundos se crean con tu mouse o con tu dedo, en aparatos electrónicos, consolas de videojuegos, etc etc.

En las relaciones entre nosotros los seres humanos no solamente dicha tecnología ha tenido un impacto fuerte y serio, también lo ha hecho en una de mis grandes pasiones, los autos.

Anteriormente manejar un auto era un deleite cuando eras una apasionado de los coches, podias realmente sentir que había una conexión entre tú y el coche. 

Ahora en los autos nuevos difícilmente puedes sentir lo que es manejar, la dirección del coche esta totalmente asistida y es eléctrica, los motores cada vez son menos de aspiración natural por temas de rendimiento y eficiencia de combustible, el sonido del escape ya puede ser re creado por un sistema de sonido, y todo se vuelve cada vez mas artificial.

Ahora lo pasado está de moda, ¿por qué? Porque nos hace sentir, nos hace ser más humanos, nos devuelve esos sentimientos que la tecnología muchas veces ha desplazado. 

¿Cómo lograr una desintoxicación virtual?

Es por ello ideal tener una desintoxicación virtual. Hagamos a un lado nuestros aparatos y reconectémonos con el mundo real, el mundo que nos vio nacer.

Volvamos a llamar a nuestros amigos para verlos en persona, dejemos nuestros teléfonos a un lado en nuestros desayunos, comidas y cenas, cuando estemos con nuestros hijos, cuando estemos con la novia, el amigo o el primo.

Nuestra presencia ofrece siempre mucho mas que una pantalla, ofrece la realidad de compartirnos, de SER, de estar, y sentirnos parte de aquello que nos hace humanos. El reírnos, el llorar, el gritar, nunca será igual a través de las redes sociales.

Los invito a desintoxicarse virtualmente para disfrutar mas aun el mundo en el que vivimos, para sentirlo, cuidarlo, y estar mas conscientes de lo que nos rodea.

Nuestra creatividad se merma y no se le da rienda suelta cuando estamos atados a nuestro mundo virtual.

Tenemos muchísimo mas que ofrecer como personas, y una de las formas de lograrlo es a través de desintoxicarnos de esta manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo que necesitas saber en 5 min

Resumimos las noticias más relevantes de negocios y emprendimiento para que empieces bien la semana.

You May Also Like

Buena higiene del sueño

Desde el espacio y el tiempo en que se va a dormir hasta el colchón, todo influye para tener un sueño reparador.

Emprender es pasar de la idea a la acción

Los business plan siguen siendo útiles, pero su aplicación e implementación debe ser totalmente distinta a hace algunos años.