“Nunca esperes algo que no deseas, y nunca desees algo que no esperas”

Un hecho importante y evidente, es que cuando cambiamos nuestro pensamiento para mejorar, cambiamos automáticamente nuestras vidas para bien. La psicología moderna ha demostrado de manera concluyente que un cambio de pensamiento, debe preceder a cada cambio en la vida y en los asuntos del individuo. Así que es inevitable que cuando esperas algo que no deseas, lo atraes. Y cuando deseas algo que no esperas disipas y desperdicias tu invaluable fuerza mental.

Tenemos el caso de una señora que constantemente pensaba en lo catastrófico que pudiera ser que la despidieran de su trabajo y eso la angustiaba tanto que, hasta ensueños se le presentaba la situación. A pesar de que ella deseaba lograr una carrera exitosa en su empleo, este pensamiento prevalecía de manera constante en su mente. Fue tal su fijación que después de varios meses hubo un recorte y a pesar de ser una buena colaboradora, el nuevo jefe decidió que, dadas las condiciones financieras de la empresa, podían prescindir de ella. Esto es un ejemplo de cómo a veces no somos tan racional es como creemos serlo, ¿por qué alguien en un nivel de conciencia plena piensa en lo que no espera tratando de lograrlo que verdaderamente desea?

La clave está en conectar el deseo con lo que te interesa y establecer una expectativa que atraiga lo que esperas a tu vida. Así de sencillo y complicado a la vez,  para comprender lo mejor aquí te explico cómo funciona este proceso:

El primer paso para tomar se llama interés. Que es prestar especial atención a algún objeto o cosa. El interés tiende a ver en el mundo exterior lo que ya existe en tu mente. Nuestros intereses más altos deben gobernar nuestros pensamientos y no las cosas materiales. Las cosas materiales son solo los medios a través de los cuales expresamos nuestros intereses.

El segundo paso es mantener la atención. Tener un alto interés no es suficiente. Debemos inyectar este interés en nuestras labores diarias. Nuestra atención debe reflejar nuestro interés, y cuanto más fuerte sea, más intensa será tu atención.

Es nuestra atención interesada la que extrae del mundo exterior los hechos que se forman en la mente. Al dirigir nuestra atención a nuestro interés, se magnetiza nuestro poder de atracción, lo que atrae el tipo de cosas que pensamos. Cuando nuestro interés es captado con toda nuestra atención, nos daremos cuenta de que la mayoría de nuestras inclinaciones egoístas serán absorbidas por nuestros intereses superiores y seguiremos progresando de manera constante.

El último paso es la expectativa. Esta es una forma activa e intensa de atención. A través de ella se atrae el éxito al que aspiras y por el que trabajas. Tu expectativa debe ser construida con tu interés y atención.

Cuando mantenemos nuestros pensamientos con tanta firmeza con la idea de que no hay fallas,entonces esperamos el éxito. Nuestra mente se fortalece con nuestra convicción y, como un imán, atrae a través del principio confirmado de que cualquier deseo que prevalece en nuestra mente será conseguido.

¡ Sigue a Carlos en Facebook!

Lo que necesitas saber en 5 min

Resumimos las noticias más relevantes de negocios y emprendimiento para que empieces bien la semana.

You May Also Like

Mental contrasting para aumentar tu productividad

¿Qué puedes hacer para cambiar la pisada y finalmente demostrar a tus jefes todo lo que puedes lograr? Existe una técnica que deberías probar para lograrlo, el Mental Contrasting.

¿Qué pasa con las remesas nacionales en México?

Todos sabemos de las remesas internacionales: en México, sumaron más de 33…

Gmail cumple 15 años y lo celebra con nuevas funciones

La era de los correos dinámicos con funciones totalmente interactivas ha llegado.

Negocio de Bienes Raíces: Real Estate is now liquid

El negocio de bienes raíces y el del desarrollo inmobiliario brindan buenos rendimientos a los inversionistas y respaldan las inversiones en bienes tangibles.