prolife

POR Gloria Ortiz Vivó

¿SABÍAS QUE AL IGUAL QUE LAS DROGAS, EL AZÚCAR TAMBIÉN ES ADICTIVA?

Ojo, no me refiero únicamente al azúcar de los dulces y cosas deliciosas que muchas veces ni comemos por mantener la figura, sino también a las frutas, algunos vegetales, legumbres y cereales que también contienen niveles de esta sustancia. No me malentiendas, no significa que sea mala, lo que pasa es que el consumo en exceso de ella se convierte en grasa, la cual, si no se quema a lo largo del día con tus actividades rutinarias o con ejercicio, se almacena, nos hace subir de peso y aparte se presenta como vicio, el cual es difícil dejar porque el cuerpo cada vez nos lo pide más y más.

DESAYUNA PROTEINA: Sabemos que los carbs (azúcares) son fuente de energía, pero también la proteína lo es. Cambia la fruta y pan por alimentos altos en proteína como huevos y carnes.

QUE TU CONSUMO DE AZUCAR SEA INTELIGENTE: no digo que dejes de consumirla por completo, solamente es cuestión de elegir inteligentemente lo que más conviene en esos momentos de antojo o ansiedad, sobre todo a la hora de tus snacks, como por ejemplo manzanas o berries, que son frutas con bajo nivel calórico.

ADIÓS REFRESCOS: opta por bebidas naturales como tés o infusiones. Si te aburre el agua natural, puedes picar cualquier fruta y ponerla en tu termo para cambiar el sabor.

TÓMATELO CON CALMA: no intentes eliminarla de un día para otro porque a la larga puede ser contraproducente. Comienza reduciendo las cantidades poco a poco.

NO TODAS LAS GRASAS SON MALAS: aunque su fama las castigue, la carne roja, el tocino, los lácteos y frutos secos como almendras, nueces e incluso crema de maní, son alimentos altos en grasa buena (se quema rápido) que también sirven como combustible para mejorar el rendimiento e incluso el buen funcionamiento del cerebro. Puedes sustituir los carbohidratos por grasas buenas.

REVISA TUS COMPRAS: no vayas al súper con hambre, es más fácil dejar de pecar cuando no tenemos la tentación a la mano.

LIMPIA TU ALACENA: saca todos los antojos, frituras o golosinas y sustitúyelos por los snacks que sí están permitidos.

AGUANTA 21 DÍAS: ya que es el tiempo que tardamos en adquirir un hábito. Te aseguro que después de 3 semanas tu panorama será completamente diferente, te vas a sentir mejor y los cambios físicos comenzaran a notarse.

¡QUÉMALO!: muévete, actívate y haz ejercicio para que de esta manera sea más fácil eliminar los almacenes de grasa acumulada debido al consumo de azúcar.

 TOMA MUCHA AGUA y comienza a trabajar en la mejor versión de ti mismo.




NOTAS RELACIONADAS